Intentan cerrar mi canal.

Intentan cerrar mi canal.
septiembre 8, 2020 By Roberto Vaquero Uncategorized

Intentan cerrar mi canal: censura y dictadura de lo políticamente correcto

Ayer, al levantarme, vi sorprendido que mi canal de YouTube Formación Obrera había sido cerrado por unas denuncias. La acusación por la que me lo habían cerrado, como no, era falsa, tras la apelación en pocos minutos me lo volvieron a abrir. 

Toda la polémica vino porque unos días antes hice un vídeo criticando a una feminista decolonial, ciguapa en redes para quien no la conozca, subproducto del sistema, analizando las tonterías que vierte en internet mientras pide dinero por PayPal por llevar dos redes sociales pegando y copiando cosas. 

Su discurso es sistémico, su escala de opresiones ridícula y poco fundamentada y en general denota que no sabe ni de lo que está hablando. Por realizar una crítica a un personaje público, tiene 40000 seguidores solo en Instagram, me montaron una campaña de linchamiento, criminalización y denuncias. Puede observarse como en Twitter abrieron hilos para denunciarme sin ni siquiera haber visto el vídeo. 

De repente, me vi convertido por arte de magia en un supremacista blanco, fascista, racista y homófono. ¿Por qué? Porque les da la gana a ellas, de hecho, hubo gente que entró para insultarme en mis redes y descubrió que todo era mentira, hasta de lo malo sacamos algo bueno. 

Como esta señora, Jeniffer Rubio, no tiene capacidad de debatir, se ha dedicado a hacer el ridículo en redes sociales y a intentar que nos cierren todas las cosas que tenemos para difundir nuestras ideas, no solo a mí, sino a todo mi entorno. 

Solo estamos ante otro pelele del sistema, que se disfraza de revolucionaria cuando en realidad es una reaccionaria que defiende lo que dice combatir, esta gente solo da mala imagen de la izquierda y de aquellos que de verdad quieren cambiar las cosas. 

Se hace la ofendida cuando se ha dedicado desde siempre a señalar y criminalizar a otras mujeres por el simple hecho de no comulgar con su secta, la QUEER. Ahora es una pobre oprimida, pero cuando intentaba pisar el cuello a otras mujeres por defender posiciones diferentes a sus aberraciones le parecía muy bien, pues ahora que se aguante. 

Nos encontramos ante un nuevo episodio de criminalización y persecución de la dictadura de lo políticamente correcto contra aquellos que no entran por el aro de lo impuesto por el sistema.  

Nos podrán cerrar los canales, nuestros medios de difusión; podrán difamarnos hasta la extenuación; tirarán montañas de basura contra nosotros, pero prevaleceremos.  

Nosotros no estamos dispuestos a hincar la rodilla ante nadie, nosotros estamos en contra del pensamiento único del sistema y lucharemos contra quien haga falta. No cedimos ante la represión del estado, no vamos a hacerlo contra esta gente, nuestra voluntad no se torcerá, nos mantendremos firmes en nuestros principios. Nuestro trabajo habla por nosotros, nos da igual lo que digan los mamporreros del sistema. Ladran luego cabalgamos. 

«CIGUAPA. «Feminismo» DECOLONIAL. Absurdo POSMODERNO.»

Últimas publicaciones